Causas y diagnóstico de la ortopnea

Como parte de las dificultades respiratorias que pueden experimentar las personas, la disnea aparece como una problemática bastante frecuente, la cual a su vez puede traer consigo la ortopnea, siendo esta última descrita simplemente como la disnea que se produce al estar acostado presentándose como una especie de malestar que se experimenta más asiduamente al dormir ya que es en este momento cuando predomina la posición de decúbito supino.

Para dejar mucho más claro qué es la ortopnea es importante indicar que corresponde a la falta de respiración, o problemas respiratorios cuando se está acostado relacionándose muchas veces con dificultades propias del corazón o de los mismos pulmones.

Causas de la ortopnea

Factores internos y externos pueden estar implicados en el surgimiento de este quebranto de salud, se sabe por ejemplo, que los agentes tóxicos que deterioran las vías respiratorias pueden influir, asimismo están las insuficiencias cardiacas y hasta enfermedades de origen psicológico como los trastornos de pánico.

Alteraciones en los músculos respiratorios, alergias y enfermedades neuronales pueden crear las condiciones para que el paciente empiece a experimentar esta condición que se toma más que nada como un síntoma de alguna patología que por el contrario de la disnea que se manifiesta por episodios, surge con el simple hecho de acostarse, lo cual es un alto generador de estrés y ansiedad para quien lo presenta pues pierde por completo la capacidad de relajarse y tener un sueño reparador.

El diagnóstico de la problemática

Para que tenga lugar el diagnóstico de la ortopnea lo primero siempre será que el paciente manifieste a su médico la dificultad respiratoria que experimenta al estar acostado. Desde ese momento en adelante, el profesional de la salud se dedicará a recolectar información personal que le facilite construir la correspondiente historia clínica hasta llegar a las causas particulares del caso.

Pruebas médicas para comprobar el estado del corazón, vías respiratorias y del mismo tórax suelen ser necesarias, además de análisis de sangre y en casos algo más delicados, biopsias.

Respecto al tratamiento de la ortopnea, medicamentos como los corticoides suelen ser bastante empleados debido a que son los que mejor ayudan a disminuir las posibles inflamaciones que pudieran estar interfiriendo con una óptima respiración. Los procedimientos especializados o quirúrgicos pueden ser sugeridos en función de la gravedad de la complicación, pero lo que sí es un hecho es que deberá manejarse la enfermedad subyacente que ha provocado la ortopnea.

 

 

You May Also Like