El agua no siempre es vida en el desierto de Atacama

Al tratarse de una de las regiones más áridas de la Tierra, el desierto de Atacama, ubicado en Chile, no ha pasado su mejor momento luego de las lluvias que se han venido presentando a lo largo de los últimos tres años, y que de hecho corresponden a las primeras que tienen lugar a lo largo de cinco siglos, esto se debe sencillamente a que este ecosistema se encontraba totalmente adaptado a la ausencia del líquido vital.

Si bien puede sonar un poco increíble el que el agua no siempre sea igual a vida en el desierto, la verdad es que, en este en caso en particular, se ha descubierto que al menos para la vida microbiana, los resultados no son muy favorables.

Devastación de la vida microbiana en Atacama

A partir del trabajo publicado en la revista Nature Scientific Reports, el cual fue dirigido por investigadores del Centro de Astrobiología del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) estas lluvias no tendrían que haber ocurrido, pues son el resultado del cambio climático.

Así las cosas, los resultados no podrían ser mucho más negativos, esto debido a que el rango de extinción de las especies microbianas autóctonas alcanzó el 85%. Alejándose por completo, de lo que a simple vista tendría que ser una oportunidad para mejorar las condiciones de su existencia, el agua ha sido fuente de lo que se reconoce como estrés osmótico, un efecto que cuenta con todo el potencial para que este fenómeno pase a transformarse en catastrófico.

 

 

You May Also Like