La droga caníbal y sus efectos

La denominada droga caníbal se debate entre unas cuantas verdades y una gran cantidad de mitos, estos últimos incitados por la información inadecuada que han compartido los medios de comunicación a partir de casos aislados y presentados al público de manera inadecuada. En realidad, todo esto lo ha suscitado una sustancia sintética cuyo nombre científico es metilendioxipirovalerona (MDPV) la cual fue desarrollada en el año 1969 como parte de un programa de investigación farmacéutica de sustancias estimulantes liderado por el laboratorio alemán Boehringer Ingelheim, sin embargo, solo hasta el 2012 fue cuando se hizo de dominio mundial a raíz del sonado caso de Rudy Eugene.

Aunque no siempre sucede, el consumo en dosis elevadas de esta sustancia genera episodios de extrema violencia en las personas, de ahí que Rudy Eugene destrozara a mordiscos y sin reserva alguna la cara de un indigente y que, para detenerlo, a los agentes de lo policía no les quedara más opción que dispararle hasta abatirlo.

¿Qué es MDPV?

Esta es la sigla con la que se denomina a esta droga de diseño que en apariencia no es más que un polvo blancuzco, que se camufla entre sales de baño y que al ser estimulante, consigue inhibir la recepción de noradrenalina y dopamina, se consume por vía oral y según se dice, despierta en el cerebro los instintos más primitivos.

Puesto que, entre sus efectos más dramáticos, el consumidor llega a perder la noción de su propio cuerpo a causa de un estado de gran agitación, se le adjudica el llamado efecto caníbal, pero lo cierto es que científicamente no existe nada concluyente para confirmarlo.

 

You May Also Like