El cruel hundimiento del vapor italiano Sirio

Si bien todo naufragio se considera una gran tragedia, por las condiciones en las que ocurrió el hundimiento del vapor italiano Sirio, este evento tiene un significado diferente pues revela matices de avaricia que influyeron en el dramático desenlace de quienes lo ocupaban al momento de la explosión causante del siniestro.

El buque llamado el Sirio, fue construido por la naviera italiana Reggio para cumplir con la misión de disputarse con España la gran cantidad de emigrantes que por ese tiempo estaban más que interesados en cruzar las aguas para llegar al continente americano, sin embargo los malos manejos por parte del capitán dieron un giro trágico a las cosas.

El naufragio del Sirio

Con una capacidad para 1.300 pasajeros, este buque zarpó de Génova con destino a Argentina el 2 de agosto de 1906 con una ruta debidamente estipulada, sin embargo en medio del viaje se hicieron constantes paradas de manera ilegal para asegurar un beneficio económico que era de gran interés para el capitán Giussepe Picone y algunos integrantes de la tripulación. Fue así como en medio del hacinamiento el buque chocó contra las rocas quedando varado y roto para paulatinamente hundirse.

Se dice que tanto el capitán como la tripulación fueron los primeros en tomar los botes salvavidas dejando al resto de los pasajeros a su suerte, de esta manera el balance dejó más de 242 muertos y una cifra aún no estimada de desaparecidos ya que no habían registros de la verdadera cantidad de pasajeros pues según las investigaciones posteriores el embarque clandestino de emigrantes fue una constante.

 

 

You May Also Like